Ejercicio y sueño, Terapias para el TDAH

0
70
views
Niña Feliz saltando
Ejercicio y sueño: las mejores terapias cerebrales que su hijo necesita
Las investigaciones han encontrado que tanto el ejercicio como el sueño minimizan la predisposición genética del niño al TDAH y mejoran la atención, el estado de ánimo, la función ejecutiva y la autorregulación.
 
Por Joel NIGG, pH. D.
Un niño con TDAH haciendo ejercicio en bicicleta MEJORA MUCHO SU CONDICIÓN FISICA Y SU CONCENTRACIÓN
 
La ciencia finalmente ha acordado que el cerebro es maleable y «plástico». Esto significa que el cerebro puede, en un grado sorprendente, reinventarse con el aprendizaje, la experiencia o la estimulación correcta. Esta reinvención se llama «epigenética» — el proceso biológico por el cual las experiencias de la vida pueden invalidar, añadir o interactuar con lo que los genes hacen, cambiando cómo sentimos, pensamos o comportamos.
 
Además de la nutrición y la dieta, el ejercicio es particularmente relevante para el crecimiento de las partes del cerebro que fortalecen la autorregulación y la función ejecutiva, y puede ayudar a contrarrestar o mejorar el TDAH. Hacer ejercicio y dormir bien es obviamente bueno para la salud general, y especialmente bueno para los niños. Pero para los niños con TDAH, el ejercicio y el sueño pueden tener beneficios específicos que le sorprenderán.
 
Su salud y su cerebro
Los beneficios del ejercicio y la aptitud general son bien conocidos por mejorar la salud general, el estado de ánimo y el manejo del estrés. Pero, ¿cuál es el beneficio para los niños con TDAH? Con la llegada de estudios que combinan el ejercicio y la imagen cerebral, estamos aprendiendo exactamente lo que el ejercicio puede hacer para el crecimiento cerebral. Los ensayos clínicos recientes han empezado a determinar hasta qué punto el ejercicio puede ayudar a los niños con TDAH.
 
[recurso gratuito: su guía para las opciones de tratamiento natural]
Particularmente interesante es una serie de hallazgos que demuestran que, para los niños en desarrollo, el ejercicio aeróbico expande el crecimiento de las conexiones cerebrales, la corteza frontal y los químicos del cerebro (como la serotonina y la dopamina) que apoyan la autorregulación y funcionamiento ejecutivo. Estos hallazgos sorprendentemente específicos en los niños típicamente en desarrollo han llevado a la excitación sobre la posibilidad de que el tipo correcto de ejercicio puede ayudar a ADHD.
 
El ejercicio es amigable con el cerebro
El ejercicio es uno de los factores de estilo de vida con los efectos epigenéticos más claros. Un programa sostenido de la aptitud, en cualquier edad, causa cambios epigenéticos significativos a través del cuerpo (algunos de cuáles son obvios, como genes del corazón y del músculo), y también en el cerebro.
 
Los efectos epigenéticos en el cerebro han sido estudiados durante los últimos años. Mientras que la investigación está en curso, ahora hay una literatura suficientemente grande que se considerará definida-y las pruebas hasta ahora son absolutamente positivas. Los estudios en animales sugieren que el ejercicio desencadena cambios epigenéticos, como la modificación de las histonas y la metilación del ADN, que alteran específicamente la actividad en genes que influyen en el crecimiento de nuevas neuronas y amplían las conexiones dendríticas.
 
Esto significa que el ejercicio puede ejercer efectos que hacen que el cerebro crezca y se vuelva más eficiente. Aún más alentador para el tratamiento con TDAH es que esto parece ocurrir en las áreas cerebrales particulares, el hipocampo, los ganglios basales y la corteza frontal, que son clave para la autorregulación y el funcionamiento ejecutivo.
 
Escuela, enfoque y ejercicio
Para los niños con TDAH, los problemas académicos son la queja número uno de los padres. Afortunadamente, los estudios de desarrollo de los niños y el ejercicio han utilizado los resultados académicos como un enfoque principal. (la advertencia es que esta literatura es todavía corta en los ensayos aleatorios de alta calidad que son la prueba ácida de los beneficios del ejercicio.) Sin embargo, una gran monografía, publicada en 2014 por la sociedad para la investigación en desarrollo infantil, concluyó que el ejercicio llevó a mejorar el rendimiento académico en los niños — más que una cantidad equivalente de tiempo adicional de clase o estudio.
 
Entre 2013 y 2016, los expertos reunieron todos los estudios disponibles sobre el efecto del ejercicio y el TDAH. Se concluyó que los niños típicamente en desarrollo muestran una mejor atención y función ejecutiva en los días que ejercitan.
 
Tales revisiones conducen a estas conclusiones a:
  • La aptitud se asocia a una mejor memoria de trabajo
  • La inhibición de la respuesta
  • El aprendizaje en niños.
 
Si miramos hacia el futuro, vemos que el ejercicio mejorará la atención y el funcionamiento ejecutivo en los niños. Contrarrestará directamente el TDAH mediante la construcción de autorregulación en el cerebro.
 
La investigación actual, sugiere que el ejercicio aeróbico puede proporcionar mejoras notables en los síntomas de TDAH. Aproximadamente la mitad de la mejoría que se trae con la medicación y posiblemente más que de los cambios dietéticos.
 
 

Antes de que te vayas:

Recuerda suscribirte para recibir actualizaciones por correo electrónico. ¡Gracias por tu apoyo!

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.